¿Eres empresario? ¿tienes una pyme? ¿te cuesta cobrar en plazo tus facturas? 

En Intrum agilizamos el cobro de tus facturas y prevenimos los impagos para que solo te preocupes de lo más importante, tu negocio. 

Para ampliar información haz clic aquí.

Leer más ›

Tipos de autónomos ¿los conoces todos?

Ser autónomo es una opción laboral y vital, pero no todos los trabajadores por cuenta propia son iguales, el Régimen Especial de Trabajadores contempla varios tipos de autónomos, cada uno con sus características propias. ¿Queréis conocer las particularidades de cada tipo de autónomo? Atentos, nuestros expertos de Intrum os lo explican.

Trabajadores autónomos

Es el tipo de autónomo más conocido y engloba aquellos que realizan actividades empresariales, y a los que dirigen y controlan su propio negocio. Su tributación puede ser por módulos o directa.

Profesionales autónomos

Pueden pertenecer a un colegio profesional (médicos, abogados…) o no estar colegiados (fotógrafos, periodistas…). Los del primer grupo no cotizan en el RETA, pero los del segundo sí deben hacerlo.

Empresarios autónomos societarios

Se trata de los socios administradores de una sociedad mercantil, que deciden fundar una sociedad para pagar menores impuestos y reducir su responsabilidad patrimonial.

Trade

Se denomina así al trabajador por cuenta propia cuyos ingresos dependen en más de un 75% del mismo cliente. Por sus condiciones especiales, cuentan con una protección adicional, por lo que deben cerrar un contrato de trabajador autónomo dependiente con la empresa empleadora.

Agrarios

Incluye a los propietarios o arrendatarios de fincas agrarias y/o ganaderas que las explotan para generar beneficios. Disponen de su propio régimen especial: el SETA.

Colaboradores

Son los familiares que trabajan con los trabajadores autónomos. Para entrar en esta categoría deben convivir y ser familiares hasta de segundo grado.

Socios trabajadores en cooperativa

Las cooperativas se definen legalmente como “sociedades constituidas por personas que se asocian, en régimen de libre adhesión y baja voluntaria, para la realización de actividades empresariales”. Para poner en marcha una cooperativa hacen falta, al menos, tres socios, que pueden darse de alta tanto en el RETA como en el régimen general.

Comuneros

Una comunidad de bienes es una asociación entre personas físicas, concebida para administrar un proyecto empresarial o un patrimonio común. Su escaso formalismo la convierte en una figura de gestión sencilla, ideal para pequeños proyectos. Debe estar formada, al menos, por dos comuneros, quienes ostentan la propiedad o el derecho proindiviso.

Autónomos sin actividad

En último lugar, entre los tipos de autónomos tendríamos aquellos que continúan dados de alta en el RETA durante periodos puntuales en los que no desempeñan su actividad: vacaciones, descenso de la producción…
Como veis, existen más tipos de autónomos de los que pudiera parecer. Cada uno tiene sus propias implicaciones legales y fiscales y sus parámetros de cotización. ¿Y tú, que profesional por cuenta propia eres?