¿Eres empresario? ¿tienes una pyme? ¿te cuesta cobrar en plazo tus facturas? 

En Intrum agilizamos el cobro de tus facturas y prevenimos los impagos para que solo te preocupes de lo más importante, tu negocio. 

Para ampliar información haz clic aquí.

Leer más ›

¿Qué requisitos debéis cumplir para facturar si no sois autónomos?

Algo tan sencillo como facturar de forma eficiente puede resultar crucial a la hora de lograr el éxito de un negocio.

Cuando montáis vuestro propio negocio, la herramienta que utilizáis para cobrar por los productos que vendéis o por los servicios que prestáis son las facturas. Para poder emitirlas, la Agencia Tributaria impone el alta obligatoria, sin embargo, la Seguridad Social determina que deberán darse de alta como autónomos solamente las personas que lleven a cabo una actividad económica con finalidad lucrativa, de manera personal, directa y habitual. Así, debemos entender por habitual aquella actividad mantenida a lo largo del tiempo, ya sea durante el fin de semana o en los días laborables.

El segundo requisito, además de la habitualidad, es que los beneficios económicos que obtengáis sean inferiores al salario mínimo interprofesional (950 €/ mes). Solo si cumplís ambos, podréis facturar sin necesidad inscribiros como autónomos. De lo contrario, os inscribirán en el RETA y os cobrarán las cuotas mensuales que os hubiera correspondido pagar desde que os disteis de alta en Hacienda, más un recargo del 20% y los intereses correspondientes. Además, perderéis el derecho a solicitar cualquier tipo de bonificación o beneficio, como la tarifa plana.

Por eso, es importante cumplir los requisitos necesarios para poder acogerse a este tipo de facturación que comentamos. Además, aunque no tengáis que daros de alta en la Seguridad Social, para poder emitir facturas sin estar dados de alta como autónomos, deberéis apuntaros en el censo de empresarios, profesionales y retenedores (modelo 036) de la Agencia Tributaria. Igualmente, tendréis que responder a las obligaciones tributarias relacionadas con la facturación: autoliquidar el pago fraccionado del IRPF (modelo 130), declarar el IVA de los ingresos obtenidos (modelo 303) e incluir dichas ganancias en la Declaración de la Renta.

En algunas ocasiones, declarar el IVA de las facturas impagadas puede suponer un quebradero de cabeza. Y es que, aunque no hayáis cobrado el dinero que corresponde, estáis obligados a liquidar el IVA de esas facturas. No obstante, también hay vías para recuperarlo. Se trata de un proceso complejo que implica multitud de temas burocráticos, por lo que podéis contar con empresas especializadas como Intrum que os ayudarán a recuperar el 100% del IVA de las facturas pendientes de pago a nivel europeo y así, mejorar vuestra liquidez.

Tened en cuenta que vuestros clientes también declaran los trabajos que vosotros realizáis, por lo que es muy importante que gestionéis muy bien los temas relativos al IVA.