¿Eres empresario? ¿tienes una pyme? ¿te cuesta cobrar en plazo tus facturas? 

En Intrum agilizamos el cobro de tus facturas y prevenimos los impagos para que solo te preocupes de lo más importante, tu negocio. 

Para ampliar información haz clic aquí.

Leer más ›

No dejéis para mañana los impuestos que podáis pagar hoy

Con el inicio de cada año, la Agencia Tributaria publica el calendario fiscal que los pequeños empresarios tendrán que cumplir a lo largo de los siguientes doce meses. Es fundamental tenerlo en cuenta y organizarse para presentar a su debido tiempo cada una de las obligaciones fiscales. Su no cumplimiento implica sanciones administrativas que dependerán del tiempo de retraso acumulado y de si habéis sido apercibidos por Hacienda o lo hacéis por propia iniciativa.

Los pequeños empresarios deben cumplir con una serie de obligaciones fiscales a lo largo del año, las más importantes son el pago del IVA y del IRPF.

Pero ¿cuáles son las obligaciones fiscales a las que debéis hacer frente? Los expertos de Intrum explican que, básicamente, nos encontramos con dos: el pago del IVA y del IRPF.

Impuesto del Valor Añadido (IVA)

Con este impuesto, lo que en realidad estáis haciendo es actuar como intermediarios entre Hacienda y vuestros clientes, al recoger el IVA que deben abonar e ingresarlo por ellos. Deberéis presentar trimestralmente esta obligación fiscal (enero, abril, junio y octubre) a través del modelo 303.

Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF)

Este tributo se calcula estimando la diferencia entre los ingresos y los gastos de vuestra empresa. De la cantidad resultante deberéis abonar un 20% a través del modelo 130 (estimación directa) o 131 (por módulos). Asimismo, tendréis que regularizar esta obligación fiscal anualmente en la Declaración de la Renta, mediante el modelo 100. No obstante, podréis presentar los pagos fraccionados por trimestres para no tener que abonar una suma tan importante de una sola vez.

¿Cuáles son las consecuencias de no cumplir a tiempo con las obligaciones fiscales?

A veces, los pequeños empresarios tratáis de haceros cargo de todas las gestiones administrativas de vuestro negocio, pero el pago de las obligaciones fiscales puede llegar a ser complicado y tedioso. Sin embargo, el desconocimiento de sus procedimientos no os exime en ningún caso de cumplirlos, ni justifica su retraso.

Si no abonáis a tiempo alguno de los impuestos, iréis sumando un porcentaje de recargo que irá aumentando con el paso de los meses: un 5% hasta tres meses, un 10% hasta 6 meses y un 15% hasta 12 meses. Si superáis el año, además del 20% de recargo, deberéis pagar un 3,75% de intereses de demora.

La situación empeorará si Hacienda os envía un requerimiento. En ese caso, la multa proporcional irá en función del nivel de gravedad de la obligación fiscal: un 50% si es leve, hasta el 100% si es grave y hasta el 150% si se considera muy grave.

Como veis, no es una buena idea retrasarse en el pago de los impuestos. Además, ingresándolos a tiempo os aseguraréis de disponer de un mejor flujo de caja. Y aplicando esa máxima con vuestros clientes, fomentaréis que en el sector haya una mayor implicación para pagar a tiempo a los proveedores y todos saldremos ganando.

En conclusión, no dejéis para mañana los impuestos que podáis pagar hoy.