¿Eres empresario? ¿tienes una pyme? ¿te cuesta cobrar en plazo tus facturas? 

En Intrum agilizamos el cobro de tus facturas y prevenimos los impagos para que solo te preocupes de lo más importante, tu negocio. 

Para ampliar información haz clic aquí.

Leer más ›

La morosidad frena el crecimiento de 6 de cada 10 empresas españolas

Es bastante probable que os sintáis identificados con esta situación, ya que el 90% de las pymes españolas se ha visto, durante este último año, en la obligación de aceptar plazos de pago más largos de lo que le gustaría.

Una de las mayores dificultades con las que se están encontrando actualmente las empresas es la de mantener un flujo de caja sostenible mientras que sus ingresos disminuyen. La crisis provocada por la COVID-19 ha desencadenado una caída de la actividad y de la demanda, así como una demora generalizada en los plazos de pago de los clientes. Con estos ingredientes, los resultados no pueden ser otros que el descenso de la liquidez y la paralización del crecimiento empresarial.

Así lo confirman los datos del Informe Europeo de Pagos de Intrum, compañía líder en gestión y prevención de impagos: 6 de cada 10 empresas españolas (62%) admiten que el incremento de la morosidad está atacando de manera directa a su capacidad de crecimiento.

Es bastante probable que os sintáis identificados con esta situación, ya que el 90% de las pymes españolas se ha visto, durante este último año, en la obligación de aceptar plazos de pago más largos de lo que le gustaría. Pero no solo se trata de algo que ocurra a los pequeños empresarios, sino que hasta el 89% de las compañías de mayor tamaño también ha vivido esta experiencia.

Consecuencias negativas de la morosidad

Entre las empresas encuestadas que subsisten a pesar de la crisis, la mayoría ha reconocido que la morosidad está frenando las probabilidades de ampliar su cartera de productos y servicios (64%), seguida de la expansión a otros mercados (63%). Sin embargo, esas no están siendo las únicas consecuencias negativas derivadas de los impagos. La tercera “gran víctima” de este escenario está siendo la innovación digital.

Para poder operar y competir en el mercado presente y futuro, las empresas necesitan digitalizarse, pero este avance requiere de una inversión tecnología que llega en el peor momento.  Muchas organizaciones no disponen de los recursos económicos necesarios debido a su falta de ingresos, derivada en gran parte de los retrasos en los pagos. Si recibierais todos vuestros pagos a tiempo, ¿os plantearíais invertir en digitalización? Si vuestra contestación es afirmativa, estáis dentro del 60% de las empresas que apostaría por la transformación digital en el caso de que no tuviera problemas de morosidad.

Para conseguirlo, podéis buscar soluciones con las que combatir los impagos y revitalizar vuestro negocio. Lo más idóneo es contar con los servicios de una empresa especializada que os ayude a prevenir la morosidad y a recuperar vuestro dinero, sin perjudicar la relación con los clientes.

¿Os ayudamos?