¿Eres empresario? ¿tienes una pyme? ¿te cuesta cobrar en plazo tus facturas? 

En Intrum agilizamos el cobro de tus facturas y prevenimos los impagos para que solo te preocupes de lo más importante, tu negocio. 

Para ampliar información haz clic aquí.

Leer más ›

¿Interesa más el pago en efectivo o el digital?

Como empresarios, os encontráis en una posición intermedia en la cadena de pagos. Pagáis a vuestros proveedores y, al mismo tiempo, cobráis -por los bienes o servicios que proporcionáis- a vuestros clientes.

Debido a sus características propias, el vuestro ha sido desde siempre un sector muy inclinado a los pagos en metálico. En muchos casos, las sumas son reducidas y resulta más cómodo abonarlas al contado, además, con el efectivo se puede saldar la deuda de forma inmediata, en el momento de finalizar el servicio o de entregar el producto.

Pagos en efectivo limitados para luchar contra el fraude

Esas mismas particularidades que definen vuestro sector, han hecho que el pago en metálico favorezca la economía sumergida y las operaciones “en B”. Por este motivo, la Ley para la lucha contra el fraude fiscal restringe, desde 2012, los cobros en efectivo a 2.500 euros por cada transacción, en la que al menos una de las partes sea empresario o autónomo profesional. 

Si pagáis al contado a alguno de vuestros proveedores, no podréis superar esta cantidad, al igual que tampoco deberéis aceptar el pago en efectivo de ninguna factura emitida a vuestros clientes que rebase esta suma. De lo contrario podréis ser sancionados con una multa pecuniaria proporcional del 25% de la base de la sanción. Para evitar multas, conservad los documentos acreditativos del pago en metálico (recibo o carta de pago), al menos durante cinco años.

No obstante, las cifras hablan por sí solas e indican que los pagos al contado están destinados a desaparecer: el pasado año se llevaron a cabo más de 90.700 millones de operaciones sin la intervención de un solo billete y esa cantidad sigue incrementándose.

La sustitución del dinero palpable por las transacciones digitales es una realidad que poco a poco va asentándose en el sector empresarial. Según el Informe Europeo de Pagos de Intrum, el 43% de las organizaciones españolas considera que España será un país sin efectivo en menos de una década y esto hará descender el riesgo en las operaciones (40%), los costes operativos (36%) y los gastos de la empresa en general (35%).  

Medios de pago alternativos

Además de utilizar dinero en efectivo, podéis, y os pueden abonar las facturas pendientes mediante transferencias electrónicas, tarjetas de crédito o de débito o cheques nominativos. Así simplificaréis el proceso y no tendréis problemas posteriores.

Estos sistemas han alcanzado la inmediatez del dinero en metálico, con lo que ya es posible abonar las facturas en solo unos segundos. Los medios de pago electrónicos son más seguros para los empresarios, además de que permiten recibir o realizar transacciones en cualquier tipo de moneda y actúan a escala internacional.

Asimismo, la utilización de estos sistemas facilita el seguimiento del estado de los pagos por parte de las empresas especializadas en recuperación de deuda.

El futuro de las transacciones monetarias está en los bits.