¿Eres empresario? ¿tienes una pyme? ¿te cuesta cobrar en plazo tus facturas? 

En Intrum agilizamos el cobro de tus facturas y prevenimos los impagos para que solo te preocupes de lo más importante, tu negocio. 

Para ampliar información haz clic aquí.

Leer más ›

Gastar el dinero reservado para el pago del IVA o no abonar el de las facturas impagadas: errores más comunes de los autónomos

En ocasiones, la necesidad de liquidez puede llevarnos a tomar decisiones que puedan afectar a la sostenibilidad de nuestro negocio.

Cada tres meses, los trabajadores por cuenta propia tenéis que ingresar el IVA. Muchos lo tomáis como si fuera un gasto, como si ese dinero saliera directamente de vuestro bolsillo. Sin embargo, no debéis olvidar que esa cantidad no ha llegado a ser vuestra. Tan solo habéis actuado como intermediarios entre vuestros clientes y la Agencia Tributaria.

Si lo pensáis, es algo que parece obvio, pero en ocasiones, algunos profesionales lo pasáis por alto y acabáis teniendo problemas para hacer frente a esta obligación. Esto suele suceder cuando se guardan todos los ingresos en la misma cuenta y se gastan sin reservar la parte correspondiente al IVA. Llegado el momento de hacer el pago, puede que no tengáis liquidez suficiente.  

Pero ¿qué motivos suelen llevaros a gastaros ese dinero o a no pagar el IVA a tiempo?

Algunos autónomos utilizan libremente todo el dinero de su cuenta, dejando para el último momento la cuestión de reunir el importe para el pago del IVA, a veces solicitan préstamos al banco, otras piden aplazamientos y así van manejando este asunto. Otros, deciden tirar de este dinero solamente cuando aparece un gasto con el que no contaban. Cualquiera de estos escenarios pone en riesgo la estabilidad de la tesorería y la supervivencia de la empresa por lo que aprender a planificar los pagos es fundamental.

Otra de las razones más habituales para retrasarse en el pago del IVA son las facturas impagadas. Recordad que siempre hay que abonar el IVA de los trabajos facturados, aunque no los hayáis cobrado todavía. Sí, la mayoría pensáis que es injusto y muchos os negáis a adelantar el pago del IVA de una factura antes de haberla saldado. Sin embargo, debéis saber que Hacienda es muy estricta en este sentido: tendréis que ingresar el IVA de las facturas impagadas o enfrentaros a la sanción establecida.

Y las sanciones no son ninguna tontería, si no liquidáis a tiempo tendréis que asumir un recargo que puede ir del 5% al 100% del importe correspondiente. Cuanto antes reaccionéis y realicéis el pago, menor será el recargo.

Si queréis evitar que ocurra esto, es aconsejable que contéis con los servicios de una empresa especializada que os ayude no solo a prevenir impagos y cobrar pagos atrasados, sino también a recuperar el IVA de las facturas impagadas. (¡Sí, existe una forma de hacerlo!)

Para no poner en riesgo las finanzas de vuestra empresa, los expertos recomiendan tener dos cuentas separadas, una para los ingresos y otra para el IVA (y no tocarla, claro). Así tendréis la suma necesaria completamente disponible cuando llegue el momento de presentarse ante Hacienda.