¿Eres empresario? ¿tienes una pyme? ¿te cuesta cobrar en plazo tus facturas? 

En Intrum agilizamos el cobro de tus facturas y prevenimos los impagos para que solo te preocupes de lo más importante, tu negocio. 

Para ampliar información haz clic aquí.

Leer más ›

¿Deberíais montar una empresa o sería mejor establecerte como autónomos?

¿Qué me conviene? Ser autónomo, montar una empresa... te explicamos los detalles para que tomes la decisión más acertada.

El pasado mes de julio se inscribieron 7.636 sociedades y se dieron de alta 17.505 nuevos autónomos. A pesar de la situación actual, los emprendedores seguís poniendo en marcha vuestros negocios y luchando por conseguir vuestras metas profesionales.

Una de las primeras dudas que os planteáis es la de si deberíais montar una empresa o si sería mejor estableceros como autónomos. Esta es una cuestión importante y para tomar una decisión, deberéis tener en cuenta el tipo de actividad que vais a desarrollar y el número de personas que van a estar implicadas en ella.

Por lo general, si la aventura la emprendéis solos, lo más recomendable será daros de alta como autónomos y, cuando el negocio vaya prosperando y la facturación vaya incrementándose, formar una sociedad. Pero, vamos a profundizar un poco en este asunto, ¿cuáles son las diferencias entre ambas figuras jurídicas? El equipo de Intrum os lo explica:

Sociedades

Por un lado, están la Sociedad Limitada (S.L.) y la Sociedad Anónima (S.A.), que se definen por tener una responsabilidad limitada (el patrimonio del empresario estaría protegido si se produjera una bancarrota) y por regirse por la Ley del Impuesto de Sociedades. 

Autónomos

Por otro lado, tenemos al autónomo, cuya responsabilidad es ilimitada y tributa a través del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF)

Entonces, ¿qué criterios debéis considerar para elegir entre formar una sociedad o estableceros como autónomos?

-          Fiscalidad: los autónomos deben presentar el IRPF, un impuesto que va subiendo por tramos (cuanto más alto es el beneficio, más elevado es el tipo de impuesto aplicado) En cambio, las empresas responden ante el Impuesto sobre Sociedades que, aunque suele ser alto, dispone de una serie de deducciones que lo hacen más económico.

-          Costes: darse de alta en el RETA no tiene ningún coste. Sin embargo, para fundar una empresa es necesario aportar una suma de 3.000€ si es una sociedad limitada y unos 60.000 si es una sociedad anónima.

-          Responsabilidad: como ya hemos dicho, para los autónomos es ilimitada, es decir, que en caso de quiebra responderían con su patrimonio y bienes personales. Por el contrario, los socios de una empresa tienen una responsabilidad limitada, de forma que solamente se les podría exigir la contribución de capital realizada inicialmente y todas sus propiedades quedarían a salvo.

Ahora que ya conocéis los pros y los contras de ambas identidades jurídicas, solo tenéis que decidir en cuál de ellas encaja mejor vuestra situación y el modelo de negocio que estáis planeando.