¿Eres empresario? ¿tienes una pyme? ¿te cuesta cobrar en plazo tus facturas? 

En Intrum agilizamos el cobro de tus facturas y prevenimos los impagos para que solo te preocupes de lo más importante, tu negocio. 

Para ampliar información haz clic aquí.

Leer más ›

¿Ahogados por los compromisos de pago? Si no habéis actuado antes, puede que vuestra última opción sea presentar un concurso de acreedores

Tras las oleadas de ERTEs y la crisis económica provocada por la pandemia de la COVID-19, muchas empresas se enfrentan al reto de sobrevivir. La falta de liquidez, la escasez de recursos propios, los costes derivados de las restricciones sanitarias… son algunas de las causas por las que cualquiera de vosotros puede verse abocado a solicitar un concurso de acreedores. O lo que es lo mismo, declararos en situación de insolvencia.

Pero ¿cuándo es el momento de dar este paso? Se trata de un proceso que se inicia cuando una persona física o jurídica no puede atender sus obligaciones de pago o prevé que no podrá hacerlo de forma regular.

¿Qué plazos hay para presentar ante el juzgado el concurso de acreedores?

Según el artículo 5 de la Ley Concursal, este proceso se debe llevar ante los juzgados de primera instancia o mercantil dentro de los dos meses siguientes desde el momento que se conoce el estado de insolvencia.

¿Hay alternativas al concurso de acreedores ante la insolvencia?

La situación concursal ha de ser uno de los últimos recursos a los que acudir en caso de quiebra técnica. Entre las alternativas legales, el preconcurso de acreedores consiste en iniciar negociaciones con los titulares de los créditos para llegar a acuerdos extrajudiciales y evitar el concurso. Esta opción dota a la empresa de cuatro meses para alcanzar dichos acuerdos, y si no se llega a un entendimiento transcurrido este tiempo, se dispondrá de un mes para solicitar este procedimiento en el Juzgado.

Sin embargo, lo más idóneo es prevenir este tipo de situaciones y reaccionar ante imprevistos con tiempo. Una manera de hacerlo es evitar impagos de los clientes que afecten a vuestro flujo de caja. En muchas ocasiones, os veis obligados a ampliar los plazos de cobro, lo que acaba perjudicando vuestras inversiones, crecimiento e, incluso, los pagos que vosotros realizáis.

Si no tenéis claro cómo lidiar con las deudas o qué opciones son las más convenientes para cada situación, Intrum, como compañía líder en gestión de crédito y activos, ofrece servicios de asesoramiento jurídico personalizado para realizar diferentes trámites, entre los que se incluye el concurso de acreedores o la prevención de impagos.